Protección de datos y control horario ¿Cabe el fichaje mediante huella dactilar?  13-03-2019

Es evidente que las nuevas tecnologías nos ganan la batalla. Antes de poder entender mínimamente las implicaciones del uso de muchos de los dispositivos, ese uso ya se ha puesto en marcha. Es lo que sucede con los instrumentos de control horario que usan datos biométricos, como la huella dactilar. De acuerdo a la anterior LO 15/99, de Protección de datos, su uso fue implantándose paulatinamente por la inequívoca eficacia que suponen si los comparamos con otros dispositivos de control horario. A nadie se le escapa que es mucho más costoso pervertir las dinámicas del fichaje si para ello necesitamos parámetros biométricos diferentes a los personales.
Las consecuencias de este cambio de categorización son relevantes. En primer lugar, al ser datos especiales, los datos biométricos sólo se podrán utilizar a efectos de fichaje, si su uso responde a un interés legítimo del responsable de tratamiento. Es decir, su uso ha de estar justificado en el sentido del art. 2 Reglamento UE y, a pesar de que dichos datos estén almacenados, no cabe su uso para un fin diferente que aquel que específicamente lo justifica.

A su vez, en aplicación de los principios de proporcionalidad y minimización de los datos, deberá valorarse si hay otros medios menos lesivos para conseguir el mismo fin que se pretende. Finalmente, las medidas de seguridad a aplicar sobre estos datos han de ser las de mayor nivel de protección, siendo la más habitual la del encriptado.

No nos podemos llevar a engaño. El uso de estos medios de control horario no sólo responde al lógico avance de la técnica, sino también a los principios de eficacia y eficiencia de los métodos utilizados. Sin embargo, tampoco podemos pasar por alto el importante impacto normativo que hemos abordado. Si tomamos el caso de la huella dactilar, se trata de un dato altamente sensible cuyo mal uso ha de evitarse. Por ello, la adaptación de los instrumentos existentes a este nuevo marco jurídico es más que necesario.
Noticia original